miércoles, 6 de abril de 2016

DÍAS

Hay días
en que parecen
más tenues
tus palabras
mis palabras
Hay días
no sé por qué
en que es
más fácil
olvidar
precipicios
y aceras
es más fácil
querertequererme
parte
de todo este
vendaval.

GRILLOS DE METAL

Escuchamos
a los grillos de metal
las manecillas
que giran
no se detienen
hablan
su propio idioma
tienen
su propia idiosincrasia
balbuceo
niña de pies pequeños
es
tan corto
el camino
entre uno
y otro
segundo.

DONDE EL SOL

Iremos
donde el sol
anochece
entre las ramas
dejaremos caer
el brillo
de las luces
sobre la piel

ahora
estamos lejos.

RUTAS


















Las nubes
los campos se perfilan
oscilan
en la intemperie del pensamiento
rutas excavadas
en la montaña
saliendo
al aliento del paisaje.

domingo, 3 de abril de 2016

PUPILAS VEGETALES

Duermen las lilas, las acacias...
y yo me busco en sus pupilas vegetales.

OTRA MANERA

He buceado la luz
sedienta de destellos
visionaria de los cristales rotos y los espejos
he vaciado mi ser allí
donde especulaba un rayo
he cantado a los andamios
en soportales sucios y vacíos
en extinguidas cabinas de teléfonos
soñando con el aire
que roza la piel quemada
escarcha de mil inviernos cercados
por mil veranos.

Siempre estuvo allí
al otro lado la sed
en pupilas quietas
en los páramos oscilantes
me pierdo entre semillas arqueadas y aéreas
como el fulgor incierto de la amapola
buscarme en la sombra de las cosas
cuando era inevitable que sucediera algo.

SIEMPRE LAS LUCES

Las luces, siempre las luces
caminaban sobre mis pupilas
la luz era diáfana
se inmiscuía en todo aquello bajo el cielo
esparciendo su incertidumbre
una epidemia de reflejos y brillos
que me hacía sentir desorientada y aturdida
insertada en un mundo de cristal.
Tengo la enfermedad de las luces raquíticas, las luces blancas y amarillas, las luces suntuosas, las luces tibias, las luces que no miran hacia el sol bajo un cielo de tormenta, las luces eléctricas.